Toda mi vida he estado buscando alguien que me ame. Pero siempre termino con hombres que dicen que me aman, pero que sólo me usan y luego se deshacen de mí. ¿Por qué no consigo que esto me salga bien?

Por   •   January 22, 2015

Todos queremos ser amados, y todos queremos amar a su vez. No hay nada de malo en eso, porque Dios nos dio la capacidad de amar. La Biblia dice: “Nosotros amamos, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Piense en ello: ¡El amor es un regalo de Dios!

Pero cuando hacemos mal uso de ese don, se convierte en algo destructivo, y me temo que eso sea lo que está pasando contigo. El verdadero amor no está interesado solamente en lo que alguien me va a dar; en cambio, se trata de ayudar y servir. Tristemente, sin embargo, el amor se convierte con facilidad en algo egoísta y perverso, y en vez de ser bello y alegre, se convierte en algo feo y doloroso.

El mayor descubrimiento que podrás hacer es que Dios te ama y quiere que seas parte de su familia. Eres muy valiosa para él, tan valiosa que su único Hijo estuvo dispuesto a dar su vida por ti. No te quedes en el camino en que has estado; nunca te dará felicidad. En cambio, con una sencilla oración de fe confiesa tus pecados a Dios y pídele a Jesús que entre en tu corazón y ponga tu vida en un nuevo camino —el camino de Dios.

Luego, pídele a Dios que te ayude a tomar decisiones correctas acerca de tu futuro, y para evitar amistades que te tentarán hacer el mal. La Biblia dice: “No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen el buen carácter»” (1 Corintios 15:33). Pídele también ser guiada a una iglesia donde puedas crecer en tu fe, y también conocer a personas que te amen y animen.