Es mi primer semestre en la universidad, y pronto iré a casa para Navidad. En la escuela secundaria yo era activo en nuestro grupo juvenil de la iglesia y todo eso, pero después de haber estado aquí no estoy seguro de lo que creo. ¿Cómo puedo decirle a mis padres que ya no voy a la iglesia? Se molestarán mucho.

Por   •   January 22, 2015

Tu situación no es única; los estudiantes universitarios a menudo se enfrentan a preguntas que nunca se han hecho antes: preguntas que les hacen dudar de su fe, o incluso tirarla por la borda. Y la duda no es el único problema; muchas veces es simplemente una cuestión de presión social o estar lejos de casa por primera vez.

Déjame hacerle una pregunta: ¿Qué estás haciendo con tus dudas? ¿Estás buscando respuestas, o estas conforme con dejarlas que broten raíces en tu mente y alma? Para ser franco, muchas veces es más fácil disfrutar de las dudas y permitirles crecer (y una manera de hacerlo es dejar de ir a la iglesia). También hay algo emocionante en dejar atrás tus cosas de niño, incluyendo tu fe inmadura.

Pero la duda nunca te conducirá a la vida que Dios tiene para ti, y por eso espero que tus dudas te impulsen a buscar respuestas. Y hay respuestas que encontrar; algunas de las mentes más brillantes de la historia han sido creyentes. Tus padres no entienden todo lo que está pasando en tu vida en este momento, pero van a estar agradecidos si sinceramente estas en busca de respuestas.

Por encima de todo, te insto a mirar a Jesucristo, porque por medio de él podemos llegar a conocer a Dios. En Navidad, recordamos que él fue Dios en carne humana, y debido a eso, la Biblia dice que en él “están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2: 3).