Un amigo cristiano me anima constantemente a que invite a Jesús a mi corazón, pero si ya lo hice, ¿cómo puedo saber que Él realmente está ahí? ¿Me debo sentir diferente o algo?

Por   •   May 23, 2013

Sí, podrás sentirte diferente si invitaste a Cristo a tu vida. Pero la verdadera evidencia, con la que sabrás que ha Él ha venido a morar en ti es Su promesa: “[¡Aquí estoy! Yo estoy a la puerta y llamo ; si alguien oye Mi voz y abre la puerta [de su corazón], entraré a él” (Apocalipsis 3:20, NBLH).

Cuando invitamos a Cristo, Él no solo viene a morar en nosotros, algo más grande sucede. Cuando le entregamos nuestras vidas y confiamos en Él para salvación, Dios nos perdona de todos nuestros pecados y nos hace para siempre parte de Su familia. Piénsalo: Si vienes a Cristo, ¡Él te hará uno de Sus hijos! La Biblia dice, “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).

¿Experimentarás grandes emociones si das tu vida a Cristo? Tal vez, pero tal vez no. Cuando era adolescente un evangelista vino a mi ciudad y una noche pase al frente a dar mi vida a Cristo. Otros también lo hicieron, y algunos de ellos estaban conmocionados por lo que estaban haciendo. Yo no, y me preguntaba si algo estaba mal conmigo. Pero muy dentro, sabía que Cristo me había perdonado y había venido a vivir en mí.

 En otras palabras, no confíes en tus sentimientos porque éstos van y vienen. Mejor confía en Cristo y cree en las promesas de Dios para salvación. Y no tardes en dar tu vida a Cristo.

Deja un comentario

Your email address will not be published but you will receive our next BGEA ministry update. You can opt out of future emails at any time.