Cristo es la respuesta

Por   •   April 27, 2012

The Cross

Para muchísimas personas que escriben a nuestra oficina cada semana, la vida ya no parece tener sentido. Tengo buenas noticias para usted. Dios no nos creó para ser un alma derrotada, desanimada, frustrada y errante que busca en vano la paz. Tiene planes mayores para usted. Tiene un mundo más amplio y una vida más grande para usted. La respuesta a su problema, no importa cuán grande sea, está tan cerca como su Biblia, es tan sencilla como las matemáticas del primer grado y tan real como el latido de su corazón.

La Biblia dice: “Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:37). La Biblia enseña también que “todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe” (1 Juan 5:4).

Con la autoridad de la Palabra de Dios, le digo que Cristo es la respuesta a toda perplejidad desconcertante que aqueja a la humanidad. En Él se encuentra la cura para la preocupación, un bálsamo para el duelo, la sanidad para nuestras heridas y suficiencia para nuestra insuficiencia.

La respuesta a la soledad

Aunque se encuentre en una gran ciudad, como Nueva York o Los Ángeles, usted puede estar solo en medio de una multitud. Tal vez esté viviendo una soledad insoportable. El mundo está cerrado a usted, y usted se encuentra afuera del mundo. Las barreras sociales le han impedido hacer lo que desea hacer. O tal vez su pareja de muchos años ha sido quitada y ha quedado solo.

Muchos se vuelcan al alcohol por la soledad. Otros pierden su cordura por la soledad. Algunos se suicidan por la desesperación de la soledad.

Pero miles han encontrado que Cristo es la respuesta a su soledad.

Cristo dijo: “Les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

Moisés no estaba solo en el desierto de Madián cuando Dios fue a consolarlo y a llamarlo a un ministerio más amplio (Éxodo 3 y 4).

Elías no estaba solo en la cueva cuando Dios se acercó y habló con un suave murmullo (1 Reyes 19).

Pablo y Silas no estaban solos en la cárcel de Filipos, cuando Dios descendió y les dio un canto a la medianoche (Hechos 16).

Quienquiera que sea usted, Cristo puede darle consuelo y compañía. No importa el color, la raza o el credo, los deseos de su corazón son iguales. Ese lugar de soledad y dolor puede ser llenado por Cristo si le abre su corazón y lo deja entrar.

La respuesta al dolor

Cuando Harry Lauder, el gran comediante escocés, se enteró de que su hijo había muerto en Francia, dijo: “En un tiempo como éste, un hombre tiene tres posibilidades: puede entregarse a la desesperación y volverse una persona amarga, puede intentar ahogar su dolor en la bebida o en una vida de maldad, o puede volverse a Dios”.

Le ruego que, en su dolor, se vuelva a Dios. El apóstol Pablo, que sufrió tanto como cualquier persona que haya vivido, escribió: “El Señor me librará de todo mal y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria por los siglos de los siglos” (2 Timoteo 4:18). Enfermo, afligido, con cicatrices y moretones, y golpeado por la persecución, Pablo no tenía amargura, sino que encontraba su suficiencia en Cristo. Cristo es la respuesta a nuestro dolor.

La respuesta a las cargas

Oí la historia de un hombre cansado que caminaba por un camino, agotado y desalentado. Apenas podía poner un pie delante del otro. Un vecino lo alcanzó en una carreta y lo invitó a viajar con él. Mientras iban viajando su vecino notó que el hombre cansado y agotado aún llevaba una pesada bolsa de granos sobre su espalda.

“Apóyela en el piso”, le dijo, “no necesita cargarla”.

El hombre cansado dijo: “Oh, bastante tengo con que usted me lleve a mí, pero no esta bolsa de granos”.

Tal vez usted se haya vuelto a Dios, pero aún lleva sus cargas. Pero Dios le dice: “Depositen en mí toda ansiedad, porque yo cuido de ustedes” (ver 1 Pedro 5:7).

Si usted debe atravesar el valle de sombra de muerte, si debe despedirse de personas que ha amado, si sufre privaciones y desdicha, si es perseguido injustamente por causa de la rectitud, ¡cobre ánimo, ármese de valor! ¡Nuestro Cristo es más que adecuado para nuestro dolor!

Hablé una vez con un hombre que había perdido a su esposa y a sus tres hijos en un incendio. Nadie podría tener más razones para estar amargado o mostrar su dolor que él. Tomó mi mano con fuerza y dijo, con una sonrisa: “Dígale al mundo que la gracia de Dios es suficiente aun para la persona que más sufre”.

La respuesta al sufrimiento

La enfermedad, el dolor y el pecado son todos producto de la caída del hombre en el Huerto. La enfermedad es un subproducto de la transgresión, pero eso no quiere decir que los cristianos nunca sufren. La Biblia dice: “Muchas son las angustias del justo” (Salmos 34:19).

Job tuvo sufrimientos, Pablo tenía una dolencia, Lázaro se enfermó. A las personas buenas a lo largo de los siglos no se les ha prometido ninguna inmunidad de enfermedades o dolencias. Muchísimas personas escriben cada mes para preguntarme: “¿Por qué sufren los cristianos?”. Quédese tranquilo. Hay una razón por la que los cristianos sufren. Una razón por la que sufren los hijos de Dios, según la Biblia, es que el sufrimiento es un proceso de disciplina, corrección y moldeado.

La Biblia dice: “Reconoce en tu corazón que, así como un padre disciplina a su hijo, también el Señor tu Dios te disciplina a ti” (Deuteronomio 8:5). La Biblia dice también: “El Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido” (Proverbios 3:12).

Estos pasajes bíblicos nos dicen que la corrección de la aflicción es un paso en el proceso de nuestro desarrollo pleno y completo. Es un toque de amor de nuestro Padre celestial para mostrarnos que nos hemos apartado de la senda del deber.

El sufrimiento puede ser también un medio de refinación y purificación. Muchas vidas han surgido del horno de la aflicción más hermosas y más útiles. Tal vez nunca habríamos tenido las canciones de Fanny Crosby si no hubiera sido afligido con la ceguera. George Matheson tal vez nunca habría entregado al mundo su canción inmortal “Oh, amor, que no me dejarás” si no hubiera pasado por el horno de la aflicción. El “Aleluya” fue escrito por Handel cuando estaba en la pobreza y paralizado de su lado derecho.

Job, que fue llamado a sufrir como pocos, dijo: “Él, en cambio, conoce mis caminos; si me pusiera a prueba, saldría yo puro como el oro” (Job 23:10).

Su sala de enfermedad puede convertirse en un “gimnasio espiritual” donde su alma es ejercitada y desarrollada. La enfermedad es una de “todas las cosas” que Dios dispone para el bien de quienes lo aman (Romanos 8:28). No la resienta. No se amargue por ella. Si está acostado en la cama de un hospital, comprenda hoy que es el toque de un Padre celestial amoroso, que lo ama tanto que no lo consentirá, sino que hará que todas las cosas sean para el bien último de usted.

Cristo puede quitar el desaliento y el abatimiento de su vida. Puede aligerar su paso, apasionar su corazón y poner propósito en su mente. El optimismo y el buen ánimo son producto de conocer a Cristo.

La Biblia dice: “Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos” (Proverbios 17:22).

Si el corazón ha sido armonizado con Dios a través de la fe en Cristo, entonces rebalsará con un optimismo alegre y con buen ánimo. Pero nunca se librará usted del desaliento y el abatimiento hasta que esté en armonía con Dios. Cristo es la fuente de la felicidad. Es el manantial del gozo.

He aquí el secreto del gozo del cristiano: “Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso” (1 Pedro 1:8).

La respuesta al pecado

La Biblia dice: “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). La Biblia indica que todos los problemas del mundo surgen del hecho de que los hombres y las mujeres han quebrantado las leyes de Dios. Hay una penalidad para el quebrantamiento de la ley de Dios, y esa penalidad es la muerte eterna y el destierro de su presencia.

Cristo es la respuesta al problema del pecado. La Biblia dice que “en él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia” (Efesios 1:7).

La Biblia dice, también: “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad” (1 Juan 1:9).

¿Tiene usted una conciencia que está golpeando hoy por el pecado en su vida? ¿Ha tenido esta sensación incómoda de no estar en armonía con Dios? ¿Ha estado el Espíritu Santo convenciéndolo del hecho de que usted ha quebrantado las leyes de Dios y necesita un Salvador?

¿Por qué no abrir la puerta de su corazón para dejar que Cristo entre en su vida? “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

No importa si se encuentra solo, triste, agobiado o si está sufriendo, Cristo es la respuesta. Como explicó mi padre, la raíz de todos nuestros problemas es el pecado, pero, nuevamente, ¡Cristo es la respuesta! Si usted entrega su vida a Cristo, Dios promete perdonar sus pecados y darle una vida nueva. ¿Entregará su vida a Cristo? Puede hacerlo ahora mismo, no importa dónde se encuentre.

Primero, reconozca que es una persona que ha pecado y se ha rebelado contra Dios. Renuncie a sus pecados, confíe en Cristo como su Salvador y sígalo como su Señor. El Espíritu Santo vendrá a vivir en su corazón. Le dará nuevas actitudes, nuevos deseos, nuevos motivos. Usted puede ser una nueva persona en Cristo.

De no indicarse algo diferente, las citas bíblicas incluidas en este artículo son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional (NVI) Copyright © 1999 Biblica.

Deja un comentario

Your email address will not be published but you will receive our next BGEA ministry update. You can opt out of future emails at any time.

One Comment

  1. jose lopez says:

    creo en dios y confio en el pero veo que no puedo hacer nada por las demas personas que sufren,pelean,enfermedades,yo estoy bien tengo 42 anos y me tendre que acostumbrar a eso?y buscsr mi salvacion personal,jesucristo bendice a mi familia y a todos